Descubrí

                                           Descubrí que no soy una princesa 
de cuento de hadas, 
descubrí al ser humano que sencillamente soy, 
con sus miserias y sus grandezas. 
Descubrí que puedo permitirme el lujo de no ser perfecta, d
e estar llena de defectos, de tener debilidades, de equivocarme, 
de hacer cosas indebidas, de no responder a 
las expectativas de los demás. 
Y a pesar de ello.... ¡ quererme mucho !