La difícil situación de Padres con hijos rebeldes


Hay hijos que no tienen ni idea de lo que quieren hacer con su vida, lo cual trae de cabeza a muchos padres que no saben cómo educar a sus hijos. En ocasiones estos problemas se reducen a cosas tan habituales como no saber ayudar a sus hijos con el estudio. Sin embargo, a veces los problemas son más graves y abarcan aspectos más amplios de la vida:
No hacen nada para ganarse la vida.
No encuentran una identidad personal sana y honesta consigo mismos.
No encuentran su lugar en la vida.
Tienes miedos, frustraciones que no saben encajar, etc.
Los padres tratamos de ayudarles en la medida de nuestras posibilidades y tiempo.
La clave fundamental está en la conversación. No podemos ayudarles si no existe comunicación. La empatía una vez más nos ayudará a acercarnos a nuestr@s hij@s para darle los consejos que nos hubiera gustado que nos dieran a nosotros cuando teníamos su edad. 
Consejos para los padres:
No tengas miedo a equivocarte, a fracasar. Ser padre o madre no es fácil, hazlo lo mejor que puedas. El mayor error que puede cometer, tanto padre como hijo, es no hacer algo por miedo.
 El día a día con una hija o hijo rebelde puede llegar a ser agotador, frustrante. Necesitarás una dosis extra de sacrificio. Sin embargo, este sacrificio te proporcionará la satisfacción de saber que estás dando lo mejor de ti.
Invierte tiempo, energía y dinero para mejorar la educación que das a tus hij@s. Si haces esto las probabilidades de encauzar la situación aumentan considerablemente.
Busca nuevas experiencias a compartir con tus hijos: llévatelos a un parque de atracciones, un kart, a haz algún deporte . No sé, intenta buscar algo novedoso e interesante que hacer.
Sé sincer@ con ellos: ábreles tu corazón, diles que son lo que más amas en el mundo, que te duele esta situación, que ¡necesitas que tu hijo sea el que te ayude a ti! Recuerda buenos momento que viviste con ellos en la infancia y diles que quieres encontrar esa conexión.
Sé firme en tus decisiones, no dudes y mantén un estilo de vida honesto con lo que estás predicando a tu hijo. Da ejemplo y hazle ver lo bien que te va y las ventajas que tiene llevar un estilo de vida como el que tú llevas.
Acepta y abraza el cambio: a muchos padres les descoloca el cambio que se produce en sus hijos. Es ley de vida. Adáptate al cambio.
Se paciente y trata de demostrarles tu amor en todo momento .