Luz de Esperanza





Hay cosas de la vida que quizás con el transcurrir de los días, meses, o años, que aún no logramos comprender, entender o tal vez aceptar, situaciones que nos desesperan, nos desaniman, nos entristecen, nos desalientan, situaciones que sin duda dejan en gran medida vacíos en nuestra interior, en nuestro ser, y repercuten en nuestro alrededor en cada etapa del transcurrir el tiempo, situaciones que a veces nos hacen decaer, cansarnos, desviarnos, deprimirnos, confundirnos.

Pero nunca olvides que siempre hay una luz de esperanza, una luz de paz, una luz en lo más profundo de la oscuridad, esa luz que ilumina tu vida, una luz de amor incomparable con la sensibilidad humana, que solo un ser de misericordia puede irradiar y llegar hasta el más enfermo, duro e insensible corazón.

Tu Fe como motor en Dios nuestro Señor la Luz del mundo.