Oración al acabar el día.



Se acaba el día, Señor.
Ha habido de todo: 
momentos felices y momentos de dolor,
aciertos y equivocaciones.
A esta hora quiero acudir de nuevo a Ti,

para dejar en tus manos todo mi día.
Gracias por mis buenas obras.
Disculpa mis errores.

Todo lo pongo ante tu mirada de Padre.

Sé que me amas tal y como soy.

Sé también que mañana me ayudarás

a que las cosas me "salgan" mejor.
A tus manos entrego mi sueño y mi descanso, 

porque sé que nunca me dejas solo.
Buenas noches, Señor. Dame, Señor,

un buen descanso en la noche

y un nuevo amanecer ilusionado

y comprometido con tu Causa.