Que nuestros hijos se sientan amados


Es imprescindible dedicar unos instantes de cada día a conectar con nuestros hijos y hacer que se sepan amados.
De las muchas cosas buenas que los padres podemos hacer por nuestros hijos, conseguir que se sientan amados es sin duda una de las que mejores frutos da.


Un niño que no tiene dudas de ser amado y valorado será un niño feliz. Un niño feliz y con buena autoestima es un niño con el que es fácil convivir. Le gustará obedecerte, reirá más, estará de mejor humor y querrá complacerte.

Muchos padres dicen: “Mi niño ya sabe que le quiero. No hace falta que se lo diga”. Pero no es suficiente pensar que ellos lo saben. ¡Cuántas personas tienen terribles heridas emocionales porque jamás han escuchado un “Te quiero” de sus padres! Las palabras tienen mucho poder, y han de ser usadas para crear personas confiadas y felices.
Es importante expresar con palabras el amor que tenemos por nuestros hijos. Si no tienes por costumbre hacerlo, piensa en esto: tú, que eres persona adulta, también necesitas escuchar que eres preciosa, que vales mucho y que hay gente que te ama. Si tú lo necesitas, ¿cuánto más una personita que se está desarrollando?
 
Que no termine el día sin decirles Te Quiero, Abracelos digales que ellos son lo mas importante de su Vida.