Reproches




Me llamas Señor, y no me obedeces.

Me llamas Luz, y no me ves.

Me llamas el Camino, y no me sigues.

Me llamas la Vida, y no me deseas.

Me llamas Sabio, y no me escuchas.

Me llamas Rico, y no me pides.

Me llamas Amigo, y en Mí no confías.

Me llamas Rey, y no me sirves.

Me llamas Bondadoso, y me temes.

Me llamas Maestro, y no me preguntas.

Me llamas la Verdad, y no me crees.

Me llamas el Amor, y no te dejas amar.

Me llamas Médico, y no permites que te cure.

Me llamas Puerta, y te quedas fuera.

Me llamas el Todo, y no tiene un espacio para Mí.

Me llamas el Buen Pastor, y huyes de mí.

Me llamas el Único, y vives como si no existiera.

Me llamas Dios, y no me amas ni temes.

Y... si te condenas, no ME CULPES.