Cuando Dios habla, no interrumpas; ESCUCHA!
Cuando Dios te ordene, no protestes; OBEDECE!
Cuando Dios te empuje, no retrocedas; AVANZA!
Cuando Dios te llama, no lo ignores; SIGUELE!
Cuando Dios te promete, no dudes; CONFIA!
El Amor de Jesus es inmenso, tanto que estuvo
dispuesto a dar la vida por
nosotros.