La Vida




La vida te da lo que tú le brindas. Si tú le ofreces derrota eso te da. Si le ofreces felicidad también te la da. Pero piensa en algo, la vida es maravillosa y no te da menos ni más de lo que te merezcas y lo más importante es el ser agradecido.


Que nadie haya sido tan afortunado de darse cuenta la mina de oro que tú eres, no significa que brilles menos.


Que nadie haya sido lo suficientemente inteligente para darse cuenta que mereces estar en la cima, no es razón para detenerte y no lograrlo.


Que nadie haya notado los avances en tu vida, no te da permiso para detenerte.


Que nadie se haya dado cuenta la hermosa persona que tú eres, no significa que no seas apreciado.


Que nadie te haya amado con esa clase de amor que has soñado, no significa que tengas que conformarte con menos.


Que aun no hayas recogido las mejores cosas de la vida, no significa que la vida sea injusta. Sólo porque tu situación no parece estar progresando por ahora, no significa que siempre será así.

Por eso: Sigue brillando, Sigue viviendo, Sigue corriendo,

Sigue esperando, Sigue siendo lo que ya eres...

Una hermosa y excelente creación divina de Dios.