Madre


Llevar 9 meses dentro a una persona no te convierte en madre, tampoco el dolor que sientes en el parto, ni la cicatriz que te deja la cesárea. Ser madre no es un oficio, ni un sacrificio, ser madre se resume en una palabra "estar"; estar cuando esa persona que trajiste al mundo te necesite, estar dispuesta a escuchar cuando necesite un oído, estar sosteniendo su mano cuando tropiece, estar secando sus lágrimas cuando llore, estar en el momento preciso donde necesite un consuelo, estar para educar, estar para comprender, estar para verlo crecer. 

Eso es ser madre, ESTAR, porque no alcanza con el dinero, la vestimenta o la alimentación, ser madre es algo más, algo que no se aprende, algo que se siente, ser madre no es tarea fácil, no es para cualquiera, ser madre es terminar por completo con la adolescente que quede dentro. Ser madre requiere de un gran valor pero ser buena madre de un gran amor.

Porque a veces las muchas rebeldías de los hijos no significan que hay que agredirlos, retarlos o castigarlos, a veces quieren decir algo mas como por ejemplo "necesito que me veas mamá" o "quiero un abrazo mamá, la vida es muy difícil y la estoy descubriendo" o quizás "mamá necesito que dejes de gritar y escuches, necesito que no me juzgues y me prestes atención”. 
A una buena madre le bastará escuchar a su hijo decir "mamá" para sonreír.