Si alguien quiere entrar a tu vida, 
que entre. 
Si alguien quiere salir, que salga. 
Pero que no se quede en la puerta 
porque estorba.