La pasión de Cristo


La pasión de Cristo
Pesada carga Señor llevaste
por pagar nuestro pecado,
perlas transparentes cayeron por tu frente.

Tus pies se crispan al pisar el suelo,
las piedras te lastiman, 
miraste a nuestro lado 
y sólo viste desamor.

¡Qué dolor siente mi corazón 
de verte esas heridas 
que por nuestra culpa pagaste!

¡Hay Dios mio! 
Que angustia nos embarga
al ver tu cuerpo destrozado 
por el flagelo de nuestra ignorancia.

Santo eres en verdad Señor...

Eres Rey y una corona te ganaste, 
pero corona de espina por nosotros cargaste.

Tu sangre corre como rojas cortinas y tú,
siempre lleno de amor 
antes que te crucificáramos nos perdonaste.

Un sólo pensamiento tuviste aquel día...

Padre, perdónalos, no saben lo que hacen.