La vida me enseño que hay que creer en hechos no en Palabras