EL LADO OSCURO DE ARIES


Todos tenemos un lado oscuro, y tú, ARIES, no podías ser una excepción. 

Tienes muchas cualidades y actitudes dignas del mejor ser del la tierra pero también sabemos que puedes ser ambicioso como el que más, agresivo, respondón, inquieto, testarudo y obsesionado con muchas cosas que te rodean. En realidad eres una de esas personas que no respetarán jamás a la autoridad, porque para ti, no hay más Ley que la que pones tú.

No sueles pensar que todo acto tiene una consecuencia hasta que no ha ocurrido la tragedia. Y si, tienes bastante suerte en eso, casi siempre te salvas de todo. Es muy probable que te prohiban algo (como a todo el mundo), pero tú lo siguiente que harás es ir directo a hacerlo. Así eres. Y así te conocemos.

No eres frágil ni sutil, nadie va a encontrarte sentado en una silla filosofando a cerca de los misterios de la vida, ni quieto en algún sitio por mucho tiempo. A ti, no. Vas dando saltos por el mundo, de aquí para allá, y haciendo siempre lo que te apetece. Lo sabes.

Te despistas con una gran facilidad, puedes empezar a hacer algo con mucha fuerza pero que otra cosa se te cruce en tu camino, y, si ésta última resulta más interesante, no dudarás en abandonar la primera.