Mientras Dios me tenga en sus Manos
no habrá mal que me derrumbe,
Ni envidia que me alcance
Ni plaga que se me acerque
Amén