Las Uvas Medicina Natural para tus riñones


No dudes en tomar 15 uvas al día para estimular tu salud renal y obtener todos los beneficios de esta fruta

¿Cómo sueles cuidar de tus riñones? ¿Bebes suficiente agua? ¿Has eliminado la sal de tu dieta? ¿Practicas un poco de ejercicio cada día? Todos estos factores son básicos para mantener una buena salud renal. Sin embargo, en ocasiones, pasamos por alto estos sencillos consejos y cometemos excesos, hasta que un día, aparece el primer síntoma.

Un dolor en la parte baja de la espalda que irradia al abdomen, ardor al orinar, cambios en el color de la orina… Todo ello son indicadores de que algo está ocurriendo en nuestros riñones.

Así pues, ¿por qué no mejorar nuestros hábitos de vida? ¿Por qué no incluir en tu dieta las siempre saludables uvas?

El beneficio del jugo de uva
El jugo de uva natural y sin azúcar es una fuente concentrada de antioxidantes que nos protegen frente al estrés oxidativo que enferma nuestros riñones.
Tampoco podemos olvidar que es un excelente vasodilatador muy adecuado para limpiar nuestras venas y arterias, defendiéndonos así de la arteriosclerosis, un problema que también afecta a nuestros riñones.

¿Cómo debo consumir uvas para cuidar de mis riñones?
En primer lugar, no podemos olvidar que las uvas contienen azúcar así que, para beneficiarnos de sus beneficios al máximo, es necesario consumirlas con moderación siguiendo estas sencillas pautas:

Dentro de una dieta equilibrada cuya finalidad sea, además, la de potenciar la salud de nuestros riñones y favorecer su recuperación en caso de que suframos algún problema, lo ideal es que consumamos 15 uvas al día.

¿En qué momento será más adecuado comer uvas? En nuestro desayuno. Puedes incluirlas en tu tazón de avena o en un yogur natural sin azúcar. Ideal también si las combinas con otras frutas.

¿Qué tipo de uva es la más saludable? La roja, puesto que contiene más antioxidantes.
Es importante que compres siempre uva orgánica o que, al menos, sepas que no han sido tratadas con pesticidas.

Consume siempre la piel y sus semillas.
Si te haces un jugo natural, no cueles después la mezcla. Aprovecha, como decimos, la piel y las semillas.

Las uvas no son solo un postre o esa fruta que tomar por las mañanas. Ten en cuenta que combinan exquisitamente con ensaladas, con carnes que prepares al horno, por ejemplo, e incluso con originales brochetas donde añadas también verduras y carnes. ¡Son deliciosas!

No lo dudes, cada vez que venga la temporada de las uvas, consúmelas para cuidar de tus riñones.

fuente: mejorconsalud.com