Siempre ten presente que
cuando la mano de Dios
se mueve a tu favor...
No existe obstáculo, enemigo
ni mal alguno que puedan 
DETENERLA